El tratamiento del dolor en la farmacia

Desde la farmacia, se pueden llevar a cabo distintas acciones para combatir el dolor agudo y crónico, y desarrollar herramientas de detección precoz de pacientes con riesgo de padecer dolor crónico.
El tratamiento del dolor en la farmacia

Según la Asociación Internacional para el Estudio del Dolor, el dolor es “una experiencia sensitiva y emocional desagradable” [1].  Más del 20% de las consultas farmacéuticas se vinculan con algún tipo de dolor [2]. Según sus características, el dolor se puede clasificar de diversas formas:

  • Según su duración:
    • Agudo: predomina un síntoma o la lesión de algún tejido de manera puntual. Incluye, por ejemplo, roturas de hueso, cirugías, tratamientos dentales, cortes y quemaduras. [3]
    • Crónico: se asocia a una enfermedad y persiste durante un periodo superior a tres meses. Incluye migrañas, daños en el nervio, lumbalgia, artritis y fibromialgia. [3]
  • Según su intensidad:
    • El dolor se puede clasificar en leve, moderado o severo. La intensidad depende en gran medida de la personalidad del individuo, de su tolerancia al dolor, de sus circunstancias y del tipo de dolor. [4]

 

Consejos de farmacia para combatir el dolor

El farmacéutico puede ofrecer algunas recomendaciones genéricas para aliviar el dolor en diferentes situaciones.

En casos de dolor agudo:

  • Reposo. A veces el dolor es consecuencia de movimientos mecánicos. Cuando aparece debido a un mal gesto, un movimiento repetitivo o una mala postura, el reposo del área afectada puede ayudar a calmarlo.
  • Termoterapia. Aplicar compresas frías y calientes o baños de agua fría o caliente según el tipo de lesión.
    • Compresas frías: Cuando hay inflamación debido a un golpe, caída o esguince o distensión muscular o articular las compresas frías ayudan a generar contracción en los vasos sanguíneos y a mejorar así la inflamación. Además, el frío reduce el daño en los tejidos y alivia el dolor.
    • Compresas calientes: se recomienda en casos de dolor crónico o contractura. El calor devuelve movilidad a la zona afectada, dilata los vasos sanguíneos y aumenta el flujo de sangre, nutrientes y oxígeno en el tejido dañado. [5]
  • Masajes. Se puede aconsejar acudir a un especialista para realizar un masaje, puesto que favorecen el drenaje y la relajación muscular [6] en caso de lesión, de dolor crónico o de dolor de cabeza por tensión.

 

En casos de dolor crónico:

  • Reducir el estrés. Las emociones negativas como el estrés, la ansiedad o la depresión a menudo incrementan la intensidad del dolor. Algunas técnicas de relajación pueden ayudar a mantenerlo bajo control. [7]
  • Ejercicio. Si el dolor no proviene de una lesión que impide la actividad física, el ejercicio físico puede ayudar a aliviar el dolor a través de la segregación de endorfinas, que tienen una función inhibidora al bloquear los receptores del dolor. [7]
  • Evitar el alcohol y el tabaco. El alcohol y el tabaco dificultan la circulación sanguínea y producen problemas para dormir, factores que pueden acentuar el dolor. El buen descanso, una dieta equilibrada y los hábitos saludables contribuyen a reducirlo. [7]

 

Acciones desde la farmacia para combatir el dolor

Desde la farmacia, es importante saber distinguir el trato entre pacientes con dolor agudo y pacientes con dolor crónico.

Si a la farmacia acude un paciente con dolor agudo, se recomienda:

  • Preguntar por el tipo de dolor y los antecedentes personales, como por ejemplo otros tratamientos y antecedentes familiares. En la comunicación con el paciente, se le puede pedir que especifique el tipo de dolor (punzante, sordo, opresivo, fulgurante, etc.) y que lo califique según la Escala Visual Analógica (EVA); una escala del 1 al 10 que permite al paciente señalar la intensidad del dolor (menor de 3, dolor leve; de 4 a 7, dolor moderado; superior a 8, dolor severo).
  • Recomendar fármacos de venta libre en casos de dolor agudo puntual, según el tipo de dolor que el paciente describa. En función de la información que dé, se puede determinar el tipo de medicamento de venta libre más adecuado y la presentación (comprimidos, pomadas, parches) que mejor se adapta al paciente.
  • Derivar al médico cuando se considere necesario. Cuando acuda a recoger la medicación indicada por el médico, si es el caso, explicar al paciente la importancia de tomar la medicación siguiendo las pautas recomendadas e informarle sobre los efectos secundarios.

Si a la botica acude un paciente con dolor crónico, se aconseja [6]:

  • Comprobar que el paciente conoce el tratamiento que el médico le haya prescrito, es decir, posología, pautas, seguridad del tratamiento…
  • Hacer un seguimiento del tratamiento del paciente. Por ejemplo, valorar conjuntamente los aspectos que pueden inferir en la incorrecta adherencia terapéutica: olvido, miedo a los efectos secundarios…
  • Adaptar el tratamiento al paciente. Si el paciente acude a la farmacia informando sobre efectos secundarios u otros problemas, derivarlo al médico para que realice los ajustes pertinentes en la medicación.

Por último, el farmacéutico puede crear campañas específicas sobre los distintos tipos de dolor. Por ejemplo, se pueden elaborar o difundir infografías referentes al dolor muscular, el dolor de cabeza… Además, es importante también formarse continuamente acerca de los nuevos protocolos en abordaje del dolor [4].

Puede consultar otros artículos relacionados con el abordaje del dolor en la farmacia en Dolor de espalda y buen uso de analgésicos: recomendaciones de la farmacia o La atención farmacéutica en el dolor crónico.

 

Descubre nuestra infografía 

 

Referencias

[1] F. Puebla Díaz. Tipos de dolor y escala terapéutica de la OMS. Dolor iatrogénico (2005). Scielo. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0378-48352005000300006#:~:text=La%20Asociaci%C3%B3n%20Internacional%20para%20el,lesi%C3%B3n%20tisular%20real%20o%20potencial%22.  [Acceso: 21/07/2020]

[2] El dolor leve-moderado en la farmacia: ¿Cómo estamos utilizando el ibuprofeno en España? Farmacéuticos Comunitarios. Disponible en: https://www.portalfarma.com/Profesionales/consejoinforma/Paginas/Dia-Mundial-Dolor-2015.aspx [Acceso: 21/07/2020]

[3] Types of Pain: How to Recognize and Talk About Them Healthline. Disponible en: https://www.healthline.com/health/types-of-pain#nociceptive-pain [Acceso: 14/09/2020]

[4] El dolor. Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos. Disponible en: https://www.portalfarma.com/Ciudadanos/saludpublica/consejosdesalud/Paginas/dolor.aspx  [Acceso: 20/07/2020]

[5] ¿Cuándo aplicamos frío o calor en una lesión? ACHS. Disponible en: https://www.achs.cl/portal/ACHS- Corporativo/MediosACHS/Paginas/Cuando_aplicar_frio_o_calor_a_una_lesion.aspx#:~:text=Si%20hay%20una%20inflamaci%C3%B3n%20o,despu%C3%A9s%20de%20producida%20la%20lesi%C3%B3n [Acceso: 14/09/2020]

[6] Pain Proposal. SEFAC. Disponible en: https://www.sefac.org/sites/default/files/sefac2010/private/documentos_sefac/documentos/Pain%20Proposal%20-%20Comunidad%20Valenciana.pdf  [Acceso: 20/07/2020]

[7] 11 tips for líving with chronic pain. Webmd. Disponible en: https://www.webmd.com/pain-management/guide/11-tips-for-living-with-chronic-pain#2 [Acceso: 14/09/2020]

Contenido relacionado