Anemia desde la farmacia

Existen diferentes causas por las que puede aparecer la anemia, así como diferentes consejos y tratamientos. La farmacia puede ser el punto de referencia para su detección precoz.
Anemia desde la farmacia

La anemia es la disminución de la concentración de hemoglobina en sangre. La hemoglobina se encuentra en los glóbulos rojos (hematíes) y se encarga de transportar el oxígeno de los pulmones al resto del cuerpo [1].

La Organización Mundial de la Salud estima que la anemia afecta a más de 1.620 millones de personas en el mundo [2], por lo que se considera la afección sanguínea más frecuente en la sociedad. La anemia puede ser temporal o crónica y leve o grave. Además, existe un mayor riesgo en mujeres [1].

 

Tipos de anemia

Existen diferentes tipos de anemia y las causas pueden ser distintas [1]:

  • Anemia ferropénica. Es la más habitual y se debe a la falta de hierro.
  • Anemia de la enfermedad crónica. Se vincula a ciertas enfermedades crónicas como la insuficiencia cardíaca, renal o enfermedades inflamatorias [3].
  • Anemia por deficiencia de vitamina B12. Es habitual en personas de edad avanzada, así como en vegetarianos y veganos [3].
  • Anemia hemolítica. Puede aparecer, sobre todo, en pacientes con enfermedades autoinmunitarias [1].
  • Anemia por deficiencia de ácido fólico. Es la menos frecuente.

 

Causas y factores de riesgo

Entre las causas más habituales se encuentran las siguientes [1]:

  • Mala alimentación, deficiencia de vitaminas y minerales.
  • Malabsorción intestinal, sobre todo en personas con celiaquía o enfermedad de Crohn.
  • Hemorragias internas y/o menstruación.
  • Enfermedades crónicas: insuficiencia cardíaca, renal o inflamatoria crónica.
  • Abuso de alcohol o tabaco.
  • Interacción farmacológica.
  • Embarazo, ya que hay una mayor demanda de ácido fólico [4].

 

Síntomas de la anemia

La anemia puede presentar diferentes manifestaciones clínicas. En la mayoría de casos aparecen pocos síntomas y de forma progresiva [5]:

  • Generales: fatiga, debilidad, fragilidad muscular y mareos.
  • Cutáneos: palidez y, en ocasiones, piel amarillenta.
  • Cardiovasculares: aumento de la frecuencia cardíaca, dolor torácico y dificultad respiratoria.
  • Neurológicos: dolores de cabeza, acúfenos, vértigos, síncopes y alteraciones del sueño.
  • Gastrointestinales: náuseas, vómitos, diarrea y estreñimiento.

 

El papel de la farmacia en pacientes con anemia

La farmacia puede ayudar en la detección precoz de la anemia, realizando la medición de hemoglobina, un servicio que ofrecen diferentes farmacias. En cualquier caso, una vez detectada la anemia, el médico será el profesional que recomiende el tratamiento adecuado.

Por otro lado, en los casos de anemia por deficiencia nutricional (hierro, vitamina B12…) el farmacéutico puede asesorar en la toma de suplementos vitamínicos para suplir la falta de nutrientes o aconsejar otros productos de venta libre para solucionar problemas asociados a la anemia (caída de cabello, fragilidad en las uñas…) [6].

 

Consejos de farmacia

La oficina de farmacia puede recomendar medidas para paliar la anemia [7]:

  • Incluir alimentos ricos en hierro en las comidas. Los alimentos que contienen más hierro son las carnes rojas, los mariscos, las espinacas, la remolacha, el aguacate, las legumbres, el tofu y los frutos secos.
  • Aumentar la ingesta de vitamina C y del grupo B. Las anemias por deficiencia de vitamina B12 o ácido fólico (B9) se pueden tratar introduciendo alimentos ricos en estos nutrientes. Los huevos, las carnes y los pescados son ricos en B12, mientras que los plátanos, la pasta o el pan contienen grandes cantidades de vitamina B9. La vitamina C interviene en la correcta absorción del hierro. Hay una gran variedad de verduras y frutas ricas en vitamina C, como las naranjas o los kiwis.
  • Limitar el consumo de leche, café y té. El calcio de la leche y los taninos del café o el té dificultan la absorción del hierro. Por ello, se aconseja consumirlos con moderación y, a ser posible, fuera de las comidas principales.
  • Recomendar complementos alimenticios. Los suplementos pueden ser de gran ayuda cuando haya una necesidad de incrementar el aporte nutricional de vitaminas y/o minerales.
  • Asesorar sobre la interacción farmacológica. Por ejemplo, algunos protectores de estómago pueden inhibir la absorción del hierro [8].

 

Consulta nuestra infografía 

 

Referencias

[1] Anemias (2004). Elsevier. Disponible en: https://www.elsevier.es/es-revista-farmacia-profesional-3-articulo-anemias-13061904

[2] Prevalencia mundial de la anemia y número de personas afectadas. Organización Mundial de la Salud. Disponible en: https://www.who.int/vmnis/database/anaemia/anaemia_data_status_t2/es/ [Acceso: 29/01/2020]

[3] Anemia. Sociedad Española de Medicina Interna. Disponible en: https://www.fesemi.org/informacion-pacientes/conozca-mejor-su-enfermedad/anemia [Acceso: 29/05/2020]

[4] Anemia. CuidatePlus. Disponible en: https://cuidateplus.marca.com/enfermedades/enfermedades-vasculares-y-del-corazon/anemia.html [Acceso: 29/05/2020]

[5] Un paciente con anemia (2001). Elsevier. Disponible en: https://www.elsevier.es/es-revista-medicina-integral-63-articulo-un-paciente-con-anemia-13015300

[6] ¿Quieres saber si tienes anemia? La Farmacia Asistencial. Disponible en: https://lafarmaciaasistencial.com/ultimaspublicaciones/20_anemia  [Acceso: 29/01/2020]

[7] Cómo combatir la anemia. Online Boticas23. Disponible en: https://www.boticas23.com/paginas/como-combatir-la-anemia- [Acceso: 21/05/2020]

[8] Álvarez, A., Ruiz, M. Importancia de la revisión de la medicación en anemia ferropénica por inhibidores de la bomba de protones (2018). Farmacéuticos Comunitarios. Disponible en: https://www.farmaceuticoscomunitarios.org/es/journal-article/importancia-revision-medicacion-anemia-ferropenica-inhibidores-bomba-protones [Acceso: 19/06/2020] 

Contenido relacionado