Prevención y control del paciente con EPOC

Irene González, farmacéutica conocida como Boticonsejo en redes sociales, nos habla sobre la prevención y el control de pacientes con EPOC, un servicio muy útil en la farmacia en la que trabaja debido a los pacientes que llegan procedentes del centro de salud.
Prevención y control del paciente con EPOC

Uno de los servicios que estamos empezando a introducir es el de “Prevención y control del paciente con EPOC”, pues al estar cerca de un centro de salud, es habitual que nos lleguen pacientes con esta patología.

Para poder realizarlo, fue necesaria una formación previa (nosotros lo realizamos por los cursos que ofrece SEFAC) y conseguir una serie de materiales para su puesta a punto. Estos son los siguientes:

  • Una zona ZAP (Zona de Atención Personalizada)
  • Materiales como el consentimiento, la entrevista y los tests necesarios para la evaluación del paciente.
  • Un espirómetro.
  • Una muestra de todos los modelos de inhaladores del mercado.  

Uno de los puntos más importantes es la actitud que los empleados tengan a la hora de ofrecer este o cualquier otro servicio. Por ello, es muy importante tener bien informado y formado a todo el personal antes del ofrecimiento del servicio a los pacientes. Desde mi punto de vista, es lo que decidirá, en gran parte, el éxito del servicio.

Aunque la adquisición de todos los modelos de inhaladores nos costó un poco, la verdad es que, al final, con algo de esfuerzo, entre todos lo conseguimos.

En la actualidad, lo estamos ofreciendo a unos pocos pacientes que son clientes y sabemos que padecen esta enfermedad. Los introducimos en la zona ZAP y, en una primera visita, le pedimos que rellene el consentimiento y le realizamos los tests para ver en qué situación se encuentran. Aquí también comprobamos si saben usar bien sus inhaladores (esto lo realizamos de forma habitual en el mostrador con el resto de pacientes, tengan la patología que tengan) y, si cometen algún tipo de error, si fuera necesario les volvemos a enseñar cómo deberían utilizarlo. También comprobamos que la adherencia al tratamiento sea la mejor (estos pacientes suelen tener problemas de adherencia por la complicación en la terapia inhalada).

También es importante recordar al paciente qué significa padecer esa enfermedad y motivarle en el conocimiento del autocuidado y de los factores de riesgo de la EPOC para que sea más consciente y sea capaz de controlar más su enfermedad.

Es importante hacer hincapié en el uso correcto de los inhaladores cada 1-2 meses para que no se olvide de cómo debe realizarlo.

Disponemos de una carta de derivación al médico por si fuera necesario, pero hasta ahora no lo hemos necesitado.

Aunque estamos todavía en periodo de introducción del servicio, los pacientes a los que se lo hemos ofrecido están muy contentos y agradecidos. La valoración ha sido buena y estamos ya pensando en avanzar a la siguiente fase, que es la de ofrecerlo al resto de pacientes que acuden a la farmacia. Así, podremos alcanzar a aquellos pacientes que estén recientemente diagnosticados y requieran de una mayor ayuda.

Contenido relacionado