Carmen Díaz: “En la farmacia de Irlanda, lleva más tiempo procesar una receta por paciente”

Hablamos con Carmen Díaz, farmacéutica española que, desde 2016, trabaja en la farmacia irlandesa. En la entrevista, nos explica las diferencias entre la farmacia de Irlanda y la española.
Carmen Díaz: “En la farmacia de Irlanda, lleva más tiempo procesar una receta por paciente”

Háblanos de tu experiencia trabajando en la farmacia irlandesa. ¿Cuándo comenzaste a trabajar en ello? ¿Cómo fue?

Llegué a Irlanda hace 6 años sin buen nivel de inglés ni conocimiento sobre el sistema de dispensación de medicamentos en las farmacias irlandesas. Fue a través de una agencia reclutadora especializada en el sector farmacéutico que empecé a trabajar, en primer lugar, como técnica en farmacia, y más tarde, como farmacéutica comunitaria supervisora.

El empezar como técnica me ayudó a conocer bien todos los regímenes de reembolso en Irlanda, pues es algo totalmente distinto en España, para luego estar realmente preparada para trabajar de manera independiente como farmacéutica una vez registrada en la Pharmaceutical Society of Ireland.

 

En la farmacia irlandesa en la que trabajas, ¿qué papel juegan los servicios farmacéuticos?

Actualmente y desde hace 4 años trabajo en una farmacia comunitaria dedicada especialmente al servicio de unas 50 residencias de ancianos en Dublín y otras ciudades irlandesas.

En ella, se empaqueta la mayoría de la medicación en rollos de manera individualizada para cada paciente, facilitando así la labor a las enfermeras en las residencias para administrar la medicación de manera eficaz, segura y con menor porcentaje de error.

 

En Irlanda, se recorta el blíster y se entrega al paciente solo la cantidad necesaria de pastillas

 

¿Cuál es vuestro perfil de cliente?

La mayoría son personas mayores procedentes de residencias, pero también llevamos centros de personas autistas y discapacitados intelectuales.

 

¿Qué diferencias has visto entre la farmacia Irlanda y la española?

Una de las mayores diferencias que he encontrado es en la dispensación de tratamientos de corta duración. En España, se dispensa la caja entera, aunque no se necesite usar todo el contenido y, sin embargo, en Irlanda, se recorta el blíster y se entrega al paciente solo la cantidad necesaria de pastillas para completar el tratamiento, por lo que el gasto sanitario es mayor en España.

Además, en las farmacias españolas hay que recortar el cupón precinto para la facturación mensual, y en Irlanda, se imprimen pegatinas con el nombre del paciente y las instrucciones con la posología individualizada y se pegan en la caja. De esta manera, en Irlanda lleva más tiempo procesar una receta por paciente.

 

En Irlanda, aún se trabaja con receta de papel

 

¿Qué servicio farmacéutico que se ofrece en España aplicarías a Irlanda?

En España, cada paciente dispone de una tarjeta sanitaria y la medicación queda prescrita de manera informatizada. Esto sería muy práctico implantarlo en Irlanda, ya que aún se trabaja con receta de papel.

 

¿Y qué servicio de farmacia de Irlanda aplicarías en España?

Sin duda, llevaría a España las agencias dedicadas a los ‘locum’ en farmacia.

Los ‘locum’ son técnicos y farmacéuticos que cubren vacantes en farmacias de manera puntual.

 

¿Por qué decidiste trabajar en la farmacia irlandesa?

Es algo que, en principio, no planeé. Fui a Irlanda de viaje y me gustó su cultura y, entonces, decidí quedarme un tiempo para mejorar mi nivel de inglés y probar suerte en el terreno laboral.

 

¿Por qué decidiste dedicarte a la farmacia?

Siempre me llamó la atención cuando visitaba las farmacias de niña y me gusta el trato con los pacientes en el día a día.

 

¿Nos podrías contar alguna anécdota o curiosidad que recuerdes haber vivido en la farmacia?

Cuando trabajaba como farmacéutica ‘locum’, cada día visitaba una farmacia distinta.

Los trabajadores en cada farmacia recibían por parte de la agencia únicamente como información mi nombre y primer apellido, y esto es algo que siempre causaba expectación por la manera en la que pronuncian mi nombre, Carmen Díaz, y la similitud con el nombre de la actriz Cameron Diaz.

Cada día me recibían en la puerta de las farmacias irlandesas como a una estrella de Hollywood.

 

Descubre más:

Farmacéuticos en el mundo: Ingry Higuita 

Contenido relacionado

La sección “Farmacéuticos en el mundo” de Ratiopharm contiene opiniones de terceros, ello no implica que Ratiopharm suscriba dichas opiniones. Por ello, Ratiopharm no se hace responsable de las opiniones de los autores y se exime de toda responsabilidad, así como de los comentarios realizados por nuestros lectores y que sean publicados en esta página web o en redes sociales.