La percepción de los farmacéuticos sobre el uso de redes sociales

Las redes sociales y las aplicaciones móviles de salud están a la orden del día. Aunque la digitalización en la farmacia ya es una realidad, un estudio realizado en el Reino Unido afirma que algunos profesionales farmacéuticos aún se muestran reticentes, mientras que los más jóvenes lo consideran una oportunidad para mejorar los servicios de farmacia.
La percepción de los farmacéuticos sobre el uso de redes sociales

Los avances en las tecnologías digitales han brindado a los profesionales sanitarios la oportunidad de mejorar la salud pública. La dispensación de servicios farmacéuticos, así como el seguimiento del paciente para optimizar su adherencia, conllevan la continua renovación y la incorporación de nuevos medios tecnológicos para adaptarse al panorama actual.

Cada vez son más las aplicaciones móviles de salud existentes y las consultas de los pacientes en portales web de salud. En España, uno de cada tres ciudadanos utiliza aplicaciones de salud [1], y más del 40% de consumidores de redes sociales afirman que la información sobre salud que encuentran en estas plataformas afecta a la forma en que se ocupan de su salud [2].

 

La percepción del uso de tecnologías digitales en la oficina de farmacia

Algunos farmacéuticos comunitarios se han sumado al uso de los medios digitales para reforzar los servicios de farmacia y acercarse a la población [3]. Sin embargo, ¿cuál es la percepción general de la comunidad farmacéutica sobre el uso de redes sociales en su profesión?

Un estudio publicado en 2019 y realizado en el Reino Unido [4] sugiere que todavía existen algunas barreras que impiden que la mayoría de los farmacéuticos comunitarios se adhieran a las nuevas tecnologías en el campo profesional; concretamente, a las redes sociales y las aplicaciones de salud. Concluye que la mayoría de los farmacéuticos utilizan las redes sociales y aplicaciones móviles en su vida personal, pero se muestran reticentes a recomendarlas en la farmacia debido a una serie de factores [4]:

  • Confidencialidad del paciente. La preocupación por la privacidad de los datos del paciente supone una de las principales preocupaciones.
  • Relación farmacéutico-paciente. Algunos farmacéuticos encuestados creen que el uso de las aplicaciones podría llegar sustituir la interacción cara a cara con el paciente y afectar a su relación.
  • Vida privada del farmacéutico. Algunos farmacéuticos temen que la comunicación con el paciente a través de las redes sociales pueda conllevar intrusiones en su vida personal.
  • Falta de familiaridad con las aplicaciones. Según la encuesta, aquellos profesionales familiarizados con las aplicaciones desde una edad temprana son más propensos a recomendarlas a sus pacientes, mientras que aquellos que no las utilizan admiten no recomendarlas por falta de conocimiento sobre las mismas.
  • La fiabilidad de las páginas y aplicaciones. Algunos de los encuestados notifican que los pacientes les consultan sobre páginas de salud no reguladas, muchas de ellas con contenido incorrecto. Esto les hace dudar de la fiabilidad de las herramientas digitales.

 

Las oportunidades que ofrecen las aplicaciones digitales

A pesar de estas preocupaciones, una gran parte de los encuestados afirma que recomendaría el uso de aplicaciones móviles y redes sociales de salud si estas fueran creadas y gestionadas por otros profesionales de la salud. Los farmacéuticos menores de 30 años (los llamados “nativos digitales”), por otro lado, muestran una percepción más abierta y positiva sobre el uso de estas herramientas digitales, por lo cual son más propensos a utilizarlas y recomendarlas.

En general, la mayoría de los farmacéuticos que participaron en el estudio concluyeron que todavía se requieren mejores pautas y formación sobre el uso de estas tecnologías digitales para poder implementarlas. Consideran que esta formación debería incluir los siguientes aspectos:

  • Cómo utilizar las diferentes plataformas de redes sociales.
  • Cómo divulgar información en redes sociales.
  • Cómo identificar recursos de aplicaciones móviles y redes sociales veraces para recomendar a los pacientes.

Esto permitiría a los equipos farmacéuticos interactuar con el público por medios que ya están utilizando en su vida personal. El uso de redes sociales y aplicaciones de salud ofrecen la oportunidad de mejorar el alcance de los profesionales farmacéuticos en la salud pública, y de contribuir así a unos mejores resultados.

 

Referencias

[1] Uno de cada tres españoles usa una aplicación para controlar su salud. El Mundo. Disponible en: https://www.elmundo.es/salud/2016/05/06/572ca65de2704e2e3d8b45bf.html [Acceso: 23/09/2020]

[2] 12 estadísticas sobre redes sociales en salud. Clinic Cloud. Disponible en: https://clinic-cloud.com/blog/redes-sociales-en-salud-estadisticas/ [Acceso: 23/09/2020]

[3] Las redes sociales han reforzado y actualizado el papel del farmacéutico en la sociedad. Imfarmacias. Disponible en: https://www.imfarmacias.es/noticia/19814/las-redes-sociales-han-reforzado-y-actualizado-el-papel-del-farmaceu.html [Acceso: 23/09/2020]

[4] Philip Crilly, Wasim Hassanali, Gary Khanna, Kiranjit Matharu, Deep Patel, Disha Patel, Fahmida Rahman, Reem Kayyali. Community pharmacist perceptions of their role and the use of social media and mobile health applications as tools in public Health (2019). Research in Social and Administrative Pharmacy. Disponible en: https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S1551741117306897?via%3Dihub [Acceso: 02/09/2020]

Contenido relacionado