Cómo convencer sobre los beneficios de la vacunación desde la farmacia

La reticencia sobre la vacunación supone un problema de salud pública que se ha visto aumentado por la crisis de la COVID-19. En la farmacia comunitaria se puede informar a los pacientes sobre los beneficios de la vacunación y tranquilizarles sobre sus preocupaciones.
Cómo convencer sobre los beneficios de la vacunación desde la farmacia

Aunque existe sobrada evidencia respecto a la eficacia de las vacunas, muchos pacientes todavía tienen dudas sobre sus beneficios y muestran preocupación por diferentes razones, como los efectos secundarios [1]. Esta reticencia ha ido en aumento en el contexto de la COVID-19, a menudo acompañada de desinformación sobre el virus, aunque ya se observaba un crecimiento del problema a nivel mundial [2] antes de la aparición de este coronavirus.  

En España, a diferencia de otros países, no existen movimientos importantes contra la vacunación y, en general, la población tiende a confiar en su seguridad. Sin embargo, existen pacientes, algunos de ellos de grupos de riesgo, que tienen dudas. Por ello, es importante invertir esfuerzos en fomentar la información correcta y tranquilizar a la población sobre la eficacia y la seguridad de las vacunas [3]. Los farmacéuticos comunitarios, por ser unos de los profesionales en los que más confían los pacientes, están en una posición idónea para educarles sobre este tema.

 

Factores que causan reticencia a la vacunación

Existen tres factores que influyen en la reticencia a la vacunación, conocidos como las “3 C”, y que a menudo se solapan e influencian mutuamente [3]:

  • Confianza: la falta de confianza en la seguridad y eficacia de las vacunas y en el sistema sanitario que las aplica, incluyendo el personal sanitario y las autoridades del ámbito.
  • Complacencia: la percepción de que las enfermedades prevenibles mediante vacuna suponen un riesgo bajo para la salud, o de que la vacuna supone un mayor riesgo que la enfermedad en sí.
  • Conveniencia: el grado de disponibilidad económica y física, la accesibilidad geográfica y el grado de educación en salud.

Además, existen otras razones que pueden aumentar la desconfianza por las vacunas, como el miedo a los efectos adversos o a los componentes de la vacuna, experiencias negativas con otras vacunas o con personal sanitario, falta de información, creencias personales, influencia del entorno, costes o miedo a las agujas. En el caso de la vacuna contra la COVID-19, además, se añade el miedo a efectos desconocidos a largo plazo y la desconfianza por su rápido desarrollo.

 

Comunicación efectiva sobre la vacunación

No todos los pacientes que desconfían de las vacunas lo hacen por las mismas causas. Puede que algunos simplemente quieran que un profesional de la salud les reafirme sobre su seguridad. En muchos casos, las dudas de los pacientes se deben a motivos razonables [3]; y es importante, ante todo, empatizar con él para comunicar de la forma correcta. Se pueden seguir estas indicaciones [3]:

 

¿Qué hacer?

  • Escuchar al paciente y reconocer sus preocupaciones sin juzgarlas.
  • Fomentar el diálogo y evitar dividir la decisión de vacunarse en un estricto “sí” o “no”, dejando espacio a matices y siendo transparente con los riesgos y beneficios.
  • Evitar hacer afirmaciones absolutas como “no hay riesgo”, ya que esto tiende a aumentar todavía más la desconfianza de los pacientes que dudan.
  • Recordar los beneficios de las vacunas y mencionar que los efectos secundarios son casi siempre leves y suponen un riesgo muy bajo.
  • Recordar el elevado riesgo de no vacunarse.
  • Corregir la desinformación, mostrándose abierto a responder a dudas y preguntas.
  • Cuando sea posible, narrar experiencias personales o cercanas positivas sobre la vacunación.
  • Comunicar que la mayoría de las personas y comunidades optan por la vacunación.

 

¿Qué no hacer?

  • Nunca cuestionar los valores y creencias personales de la persona o de los grupos con los que se identifica.
  • Nunca criticar a grupos específicos, como los padres antivacunas.
  • No participar en debates o discusiones sobre el tema.
  • Evitar reiterar mitos sobre las vacunas, aunque sea para desmentirlos, ya que se tiende a recordar más el mito que la información correcta, lo cual facilita que se propaguen.
  • No usar el miedo como motivación para que el paciente se vacune, puesto que suele ser contraproducente.
  • No abrumar al paciente con demasiada información.

 

Descubre más:

La farmacia, clave en la vacunación contra la COVID-19 

 

Referencias

[1] How to address vaccine hesitancy. Pharmaceutical Journal. Disponible en: https://pharmaceutical-journal.com/article/ld/how-to-address-vaccine-hesitancy [Acceso: 27/10/2021]

[2] La OMS señala "la reticencia a la vacunación" como una de las principales amenazas para la salud mundial. El Diario. Disponible en: https://www.eldiario.es/sociedad/oms-reticencia-vacunacion-principales-amenazas_1_1361117.html [Acceso: 27/10/2021]

[3] ¿Cómo convencer a una persona que duda de las vacunas? El País. Disponible en: https://elpais.com/ciencia/2020-12-09/como-convencer-a-una-persona-que-duda-de-las-vacunas.html [Acceso: 27/10/2021]

Contenido relacionado