Educación nutricional

La farmacéutica Raquel Pérez nos habla sobre el servicio de educación nutricional en la farmacia. Este servicio ayuda a los pacientes a comer de forma sana y a elaborar un menú saludable para el día a día.
Educación nutricional

Creo que, si tuviera que destacar un servicio de nuestra farmacia, sería sin duda la consulta de nutrición. La educación nutricional de forma más concreta. ¿Y qué es eso exactamente? Aprender a comer o, mejor dicho, aprender a comer mejor.

La mejor medicina es una buena alimentación, y la realidad es que muchas de las patologías que tiene la población actual se pueden corregir, mejorar e incluso eliminar, si nos alimentáramos de forma adecuada.

Estar a dieta no es lo mismo que comer de forma saludable. Todos sabemos de nutrición. “Yo ya sé lo que tengo que hacer, pero no lo hago”, “hoy empiezo la dieta”, “No como esto porque mañana tengo que pesarme”… Estas frases y otras que, probablemente, hayamos pronunciado se repiten a menudo en la consulta.

Con los índices de sobrepeso y obesidad actuales, está claro que algo no estamos haciendo bien y que, probablemente, sabemos menos de lo que creemos.

Comer insano es rico. No seré yo quien diga lo contrario. Una palmera de chocolate rellena de nata, una pizza chorreante de grasa, esos refrescos XXL plagados de azúcar… Están ricos, muy muy ricos, en realidad, y para bien o para mal, todos sabemos que esos alimentos no son saludables.

Esa es la parte menos complicada de la ecuación, pero, por desgracia, esto no es todo.

  • ¿Has leído los ingredientes de las galletas con fibra súper saludable que te desayunas cada mañana? Te invito a que compares el etiquetado de esas galletas con cualquier bollo del supermercado. No hay tanta diferencia. Harina, azúcar y grasa de mala calidad. Esos son los ingredientes principales.

El desayuno es una comida más. Ni la más importante, ni mucho menos, tiene que incluir ningún tipo de alimento especial como galletas o cereales “de desayuno”.

  • ¿Comes fiambre de pavo cada mañana pensando que es saludable? Lee la lista de ingredientes y, verás que la mayoría no tienen más que un 60% de pechuga de pavo. ¿El resto? Ingredientes que no debieran estar ahí.

Son sólo dos ejemplos sencillos de cosas que, habitualmente, no hacemos del todo bien. Comemos de 3 a 5 veces al día todos los días del año. Lo bien o mal que hagamos estas comidas a diario va a influir mucho más en nuestra dieta que comidas de “exceso” puntuales que hagamos esporádicamente.

¿Y dónde está el problema, entonces? En que no sabemos aplicar lo que sabemos.

Podemos saber que el brócoli es saludable, pero si no sé cómo incluirlo en mi menú o si no me gusta, no sirve para nada. Utilizar especias, cocinar de forma sencilla sin regar de aceite la comida, incluir verduras en el menú diario… son consejos sencillos que “todos sabemos” pero que no somos capaces de aplicar.

¿Te gustan los vegetales? “No”, me suelen contestar habitualmente en consulta. “Pimientos, setas o champiñones, espárragos trigueros… ¿No te gustan?” “¡Ah, sí! Eso sí me gusta”. No incorporamos suficientes vegetales en nuestro menú y abusamos de los ultraprocesados.

Gracias al servicio de nutrición que incluimos en la farmacia, ayudamos a que aprendas no sólo a comer de forma sana, sino, sobre todo y especialmente, que aprendas a elaborar un menú sano, rico y sencillo para siempre.

Contenido relacionado