¿Cómo perciben los farmacéuticos la cultura de seguridad del paciente?

03/09/2019
Una agencia de salud estadounidense ha encuestado a farmacéuticos comunitarios para conocer sus percepciones sobre la cultura de seguridad del paciente en su entorno.
¿Cómo perciben los farmacéuticos la cultura de seguridad del paciente?

La cultura de seguridad del paciente se refiere a todas aquellas creencias, valores y normas que son compartidas por todos los trabajadores en una institución para garantizar la seguridad. Esta cultura puede medirse si se determina qué se recompensa, apoya o espera en una organización respecto a la seguridad del paciente.

La Agencia para la Investigación y Calidad en Sanidad (Agency for Healthcare Research and Quality, AHRQ) ha realizado una encuesta a más de 300 farmacéuticos comunitarios estadounidenses. El objetivo, conocer su percepción sobre cultura de seguridad del paciente.

 

La atención al paciente, el fuerte de la farmacia

La encuesta preguntaba sobre 11 ámbitos de cultura de seguridad distintos, incluyendo temas como la facilidad para comunicar errores, la evaluación y mejora de sistemas de seguridad, la respuesta ante errores o el trabajo en equipo. De media, la percepción positiva fue del 79% en todos los ámbitos.

Además, el informe destaca las principales fortalezas y debilidades según la opinión de los farmacéuticos:

  • Fortalezas: la atención al paciente fue el área más valorada, con el 95% de respuestas positivas. Los farmacéuticos creen que se fomenta que los pacientes hablen con los farmacéuticos y que se dedica tiempo suficiente a hablar con ellos sobre nuevas prescripciones. También destaca la facilidad de comunicación, con un 87%, ya que creen que tienen libertad para hablar sobre los errores y hacer preguntas y sugerencias al respecto.
  • Debilidades: los problemas de personal, carga laboral y ritmo de trabajo fueron los peor valorados con un 45% de respuestas positivas. La falta de personal para atender todo el trabajo, las prisas o la falta de pausas fueron las principales causas.

La encuesta también obtuvo información respecto a otros ámbitos. Los trabajadores con menos de 6 meses de antigüedad respondieron más positivamente (84%), mientras que aquellos con entre 3 y 6 años de antigüedad fueron más negativos (74%). También se comprobó que los farmacéuticos fueron el personal con más respuestas positivas (82%) y los técnicos de farmacia, los que menos (76%).

 

Cómo mejorar la cultura de seguridad en la farmacia

El documento de la AHRQ también añade una sección de sugerencias para aquellas farmacias comunitarias que busquen mejorar la cultura de seguridad en su local. La organización ofrece una guía con tres ejes principales:

  1. Definir la meta y elegir las iniciativas: hay que identificar las áreas en las que se quiere mejorar para definir una meta clara y realizar iniciativas que ayuden a alcanzarla.
  2. Planear las iniciativas: hay que tener claro a quién irá dirigida exactamente cada iniciativa y quién va a encargarse de llevarla a cabo, así como qué recursos se podrá dedicar a ella. También es necesario identificar los posibles obstáculos que podrían aparecer para saber cómo poder superarlos. El progreso y el éxito de la iniciativa deben poderse medir según el baremo que se prefiera.
  3. Comunicar el plan de acción: hay que identificar a quién se quiere comunicar el plan de acción y por qué vías (hablado, de forma telemática, de forma pública, por vía interna…)

Este plan de acción debería entenderse como un elemento flexible y adaptable a las necesidades de cada farmacia comunitaria. Hace falta estar preparado para, una vez empezado, estar abierto a cambiarlo según cómo se desarrolle.

 

Referencia

Community Pharmacy Survey on Patient Safety Culture: 2019 User Comparative Database Report. Patient Safety Network (2019). Disponible en: https://psnet.ahrq.gov/resources/resource/33004/Community-Pharmacy-Survey-on-Patient-Safety-Culture-2019-User-Comparative-Database-Report

Contenido relacionado