Tecnopatías en la farmacia

Las nuevas tecnologías son herramientas muy útiles si se saben utilizar y pueden facilitarnos la vida. Sin embargo, el abuso de las tecnologías puede comportar riesgos para la salud.
Tecnopatías en la farmacia

Internet ha evolucionado tanto desde su creación que, en la actualidad, su acceso se ha generalizado y es, en muchos casos, una herramienta imprescindible en el día a día. Además, los dispositivos electrónicos, como ordenadores portátiles, smartphones o tablets, se han convertido en elementos indispensables.

Sin embargo, el abuso o mal uso de estas herramientas asociadas a la tecnología puede derivar en patologías tanto físicas como psicológicas, conocidas como tecnopatías [1]. Estas enfermedades todavía no están tipificadas como tal, pero pueden ser numerosas. 

Algunas de las tecnopatías con efectos físicos son [2]:

  • Portatilitis: dolor muscular por usar y cargar en exceso ordenadores portátiles.
  • Problemas auditivos o mal de iPod: a causa de utilizar reproductores de música con niveles de volumen superiores a los recomendados, se puede dar:
    • Pérdida auditiva (parcial o total): dificultad o incluso incapacidad para escuchar sonidos por debajo de determinados umbrales. Puede ser uni o bilateral.
    • Tinnitus o acufenos, temporales o permanentes: percepción de pitidos o silbidos no externos, sino provenientes del sistema auditivo.
    • Hipoacusia: oír ruidos más fuertes de lo que son.
    • Disminución de la agudeza auditiva: reducción de la capacidad de oír sonidos agudos.
  • Tensión ocular: estrés visual por pasar demasiadas horas expuesto a pantallas; el ojo debe trabajar en exceso y ello se manifiesta a través de:
    • Pesadez en los ojos.
    • Visión borrosa.
    • Hipersensibilidad a la luz.
    • Cefaleas.
    • Fatiga.
    • Sensación de sequedad ocular y escozor.
  • Tendinitis: inflamación o irritación de un tendón por sobrecarga, movimientos repetitivos o mala postura. Ocurre sobre todo en muñecas, antebrazos y codos.
  • Síndrome del túnel carpiano: afecta al nervio mediano en la muñeca por la presión sostenida del túnel carpiano. Los principales síntomas se dan durante el reposo, sobre todo por la noche y son:
    • Sensación de calor.
    • Parestesia.
    • Dolor o insensibilidad en el área (dedo pulgar, índice, corazón y mitad del anular).
  • Dolor cervical: esta dolencia puede darse en espalda y hombro. Ocurre sobre todo en personas que usan los ordenadores portátiles y teléfonos móviles. Los usuarios acaban forzando las cervicales porque las pantallas no se encuentran a la altura de los ojos.
  • Insomnio tecnológico: es un trastorno del sueño muy común entre los adolescentes a raíz de la dependencia de las redes sociales y la sobreexposición a la pantalla por la noche.

Por otro lado, se pueden encontrar tecnopatías psicológicas como:

  • Adicción por las nuevas tecnologías, como los videojuegos. La Organización Mundial de la Salud incluyó en 2019 la adicción a los videojuegos como un trastorno en la Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y Problemas de Salud Conexos (CIE) [3]. También se incluye adicción al móvil o a las redes sociales para “no perderse nada” de lo que pasa, etc.
  • Ludopatía: se considera un problema de salud mental, caracterizado por el deseo irrefrenable de jugar, sobre todo a juegos de azar, que pueden comprometer los valores y obligaciones de la persona enferma.
  • Nomofobia: miedo irracional a no tener el teléfono móvil en la mano, es decir, a estar desconectado [4]. Esto puede provocar ansiedad, taquicardias, dolor de cabeza y/o estómago.
  • Falta de memoria u olvido inusual: la aparición de herramientas de información inmediata como Google ha propiciado la pérdida de atención y la disminución de la capacidad de memorizar en las personas.
  • Depresión social: conlleva dificultades en mantener relaciones interpersonales y en tener menos contacto social, debido a una sobreexposición a las redes sociales, que muestra la parte más amable de los usuarios que puede no corresponder a la realidad.
  • Síndrome de la llamada imaginaria: el 70% de los usuarios españoles creen escuchar el tono de una llamada o percibir la vibración del móvil cuando en realidad no se produce [4].
  • Cibercondría: preocupación obsesiva por la salud que lleva a consultar Internet para comprobar los síntomas que se tienen [5].

 

El papel del farmacéutico en las tecnopatías

Para evitar la cronificación de las enfermedades derivadas del abuso de las tecnologías, el farmacéutico puede contribuir a la prevención y a la educación de la población. Algunos de los consejos que se pueden ofrecer desde la botica son [2]:

  • Descansar la vista cada 15 minutos de la pantalla.
  • Controlar factores del entorno: luminosidad, distancias de la pantalla, teclado o documentos, la calidad de imagen, etc.
  • Desconectar tecnológicamente una o dos horas antes de ir a dormir.
  • Indicaciones para la corrección de vicios posturales: mantener la espalda recta, alinear la muñeca y el antebrazo durante el uso del ratón…
  • Mejoras ergonómicas tanto en el trabajo como en el hogar: teclados que faciliten la alineación de la muñeca, cojines ergonómicos, soportes para portátiles, etc…
  • Ejercicios de fortalecimiento muscular y/o estiramientos.
  • Repartir folletos informativos, elaborar carteles u ofrecer material didáctico sobre las consecuencias físicas y psicológicas de las tecnopatías.

Desde la farmacia también se pueden hacer recomendaciones para aliviar los síntomas de las tecnopatías físicas como, por ejemplo, problemas oculares o dolores en la espalda. Sin embargo, cabe recordar la importancia de la prevención mediante la educación sanitaria sobre los riesgos para la salud derivados del abuso de las tecnologías.

 

Referencias

[1] Tecnopatías; las nuevas enfermedades del siglo XXI (2017). El Periódico de la Farmacia. Disponible en: http://www.elperiodicodelafarmacia.com/articulo/enfermedades-y-trastornos/tecnopatias-nuevas-enfermedades-siglo-xxi/20170119120709003601.html [Acceso: 20/03/2020]

[2] Bonet, R. Garrote, A. Tecnopatías. Elsevier. Disponible en: https://www.elsevier.es/es-revista-farmacia-profesional-3-pdf-X0213932417607123 [Acceso: 09/03/2020]

[3] La OMS incluye oficialmente como trastorno la adicción a los videojuegos (2019). EuropaPress. Disponible en: https://www.europapress.es/portaltic/videojuegos/noticia-oms-incluye-oficialmente-trastorno-adiccion-videojuegos-20190527141344.html  [Acceso: 06/03/2020]

[4] Tecnopatías, las nuevas enfermedades del siglo XXI (2017). El Periódico de la Farmacia. Disponible en: http://www.elperiodicodelafarmacia.com/articulo/enfermedades-y-trastornos/tecnopatias-nuevas-enfermedades-siglo-xxi/20170119120709003601.html [Acceso: 09/03/2020]

[5] Cibercondría, hipocondríacos digitales (2020). WebConsultas. Disponible en: https://www.webconsultas.com/curiosidades/cibercondria-hipocondriacos-digitales [Acceso: 09/02/2020]

[6] Los farmacéuticos inician una campaña para alertar sobre la adicción a las Nuevas Tecnologías en niños y adolescentes (2019). Disponible en: https://www.portalfarma.com/Profesionales/consejoinforma/Paginas/2019-campana-adiccion-nuevas-tecnologias-hazfarma-exxito.aspx [Acceso: 06/03/2020]

Contenido relacionado