Nuevas tecnologías al servicio del control de la diabetes

El seguimiento de la diabetes puede plantear dificultades en el día a día del paciente. Los dispositivos tecnológicos, como los glucómetros, continúan evolucionando para facilitar este seguimiento.
Nuevas tecnologías al servicio del control de la diabetes

La diabetes es una de las enfermedades crónicas más comunes y cada vez más personas se suman al uso de nuevas tecnologías dedicadas al autoanálisis y control de la diabetes. Hoy en día, existen múltiples herramientas que facilitan tanto la generación como la interpretación de los datos necesarios para su seguimiento. Una de sus ventajas es la mejora de la comunicación entre pacientes y profesionales sanitarios a través del envío de datos frecuente.

 

Sensores de monitorización continua

El glucómetro, la herramienta básica para el control de la glucemia en personas diabéticas, no está exento de esta evolución de la tecnología al servicio de la salud. En la actualidad, se está prestando especial atención al sistema de monitorización continua de la glucosa [1]. En España, desde mediados de 2019, este sistema de monitorización continua está financiada para todos los pacientes menores de 18 años con diabetes tipo 1; y, desde el verano del mismo año, se está implementando también en mayores de edad.

Se pueden distinguir entre dos tipos de monitorización continua [1]. En ambos casos, el sensor se implanta debajo de la piel, pero funcionan con distintos mecanismos:

  • “Flash”: en este tipo de monitorización, el paciente debe acercar un lector al sensor para conocer el nivel de glucosa. La próxima versión de estos sensores incluirá alarmas para avisar al paciente cuando se produzca un rápido ascenso o descenso de la glucosa.
  • Tiempo real: los sensores de tiempo real muestran el nivel de glucosa en la pantalla del monitor de forma continuada.

En ambos casos, los datos se almacenan en una aplicación a la que los profesionales sanitarios pueden tener acceso con previo consentimiento del paciente. Además, incorporan flechas de tendencia que indican si la glucosa va en aumento o si está disminuyendo rápidamente.

 

Bombas de infusión subcutánea continua de insulina

Las bombas de infusión subcutánea continua de insulina (ISCI) [2] son dispositivos electromecánicos que cuentan con un depósito de insulina, la cual se libera mediante una pequeña aguja que se coloca debajo de la piel del paciente.

Esta infusión de insulina se produce de forma continuada, pero a distintos ritmos a lo largo del día: cuenta, por un lado, con un ritmo basal que proporciona una cantidad de insulina constante durante las 24 horas; y, por otro lado, con bolus variables que infunden cantidades extra de insulina tras la ingesta de alimentos o para rectificar hiperglucemias.

Las ISCI están especialmente indicadas en algunas situaciones clínicas [2] [3]:

  • Manejo de hipoglucemias graves, recurrentes o nocturnas.
  • Fenómeno del alba: cuando el hígado libera grandes cantidades de azúcar por la mañana y el organismo se prepara para despertarse.
  • Diabetes neonatal
  • Pacientes con fobia a las agujas
  • Deportistas
  • Embarazo
  • Elevada sensibilidad a la insulina

 

Referencias

[1] Nuevas tecnologías para el tratamiento de la diabetes. Fundación Diabetes. Disponible en: https://www.fundaciondiabetes.org/general/articulo/273/nuevas-tecnologias-para-el-tratamiento-de-la-diabetes [Acceso: 13/10/2020]

[2] Bombas de infusión subcutánea continua de insulina. Endocs. Disponible en: http://www.endocrino.cat/es/diabetes.cfm/ID/4525/ESP/bombas-infusion-subcutanea-continua-insulina.htm [Acceso: 13/10/2020]

[3] Fenómeno del alba. Diabetes AIB. Disponible en: https://www.diabetesaib.com/articulos/fenomeno-del-alba/ [Acceso: 13/10/2020]

 

 

Contenido relacionado