El abordaje de la fotoprotección de los ojos y la piel en la farmacia comunitaria

Las oficinas de farmacia juegan un papel fundamental en la prevención de enfermedades causadas por la exposición solar. El CGCOF ha elaborado un documento para actualizar los conocimientos sobre la protección.
El abordaje de la fotoprotección de los ojos y la piel en la farmacia comunitaria

El Consejo General de Colegios Farmacéuticos (CGCOF) ha publicado el documento “Campaña de fotoprotección 2021”, que recoge información detallada sobre la radiación solar, los riesgos que supone y los métodos de prevención que se pueden aconsejar desde la farmacia comunitaria. [1]

Los temas centrales que el documento aborda son la fisiología de la piel y los ojos, las patologías producidas por la radiación solar, la prevención en los diferentes grupos de edad y las condiciones que deben tener las gafas de sol y los fotoprotectores tópicos. [1]

 

Prevención del daño solar desde la farmacia comunitaria

El papel del farmacéutico es esencial en la prevención de enfermedades causadas por la radiación solar, como el cáncer de piel [2] o enfermedades oculares. Esto se debe a que puede ejercer funciones como la dispensación de productos fotoprotectores y el consejo sanitario sobre las medidas ideales. Por ello, es necesario que los farmacéuticos actualicen sus conocimientos para ofrecer consejo personalizado según los grupos de edad y otras condiciones. [1]

Las recomendaciones generales que se deben seguir son [1] [2]:

  • Evitar las horas de máxima exposición directa al sol.
  • Utilizar gafas homologadas con filtros UV incluso en días nublados y en la nieve.
  • Aplicar fotoprotector para la piel al menos 30 minutos antes de realizar actividades al aire libre y volver a aplicar cada dos horas y después de bañarse.
  • Utilizar sombreros, gorros, parasoles y sombrillas.
  • Conocer los riesgos de las cabinas de bronceado y sugerir alternativas más seguras, como autobronceadores.
  • Ser consciente de que cada exposición solar se acumula durante toda la vida y de la importancia de protegerse.
  • Llevar una alimentación saludable para cuidar los ojos.
  • Utilizar complementos nutricionales para mejorar la salud ocular si fuese necesario
  • Hidratar los ojos con frecuencia.

 

Por otro lado, se deben tener en cuenta las medidas específicas recomendadas en las diferentes etapas de vida y en caso de ciertas condiciones médicas.

1. Niños

La piel y los ojos de los niños son más sensibles que los de los adultos. Además, suelen realizar más actividades al aire libre, por lo que tienen un mayor riesgo de sufrir afecciones asociadas a la radiación solar.

Estas son las medidas específicas que los niños de diferentes edades necesitan [1]:

  • De 0 a 6 meses: se debe evitar la exposición al sol.
  • De 6 meses a 3 años: la exposición solar debe ser mínima y se deben usar gafas de sol con buena sujeción y fotoprotector para la piel.
  • Desde los 3 años hasta la edad adulta: se recomienda usar gafas de sol y fotoprotector en todas las actividades al aire libre.

Además, deben evitarse las gafas de juguete sin filtros UV. Los niños también deben llevar gafas homologadas.

 

2. Adolescentes

El aumento del uso de dispositivos electrónicos ha generado un mayor número de problemas oculares en los adolescentes, como ojo seco, lagrimeo, escozor, cansancio ocular, dolor, sensibilidad a la luz y fotofobia. Además, la práctica de deportes al aire libre hace que los adolescentes estén más expuestos a las radiaciones. Es necesario concienciarles de que deben aplicar las recomendaciones generales para protegerse del sol. Un buen método que pueden tener en cuenta es “la regla de la sombra”: cuanto más pequeña es la sombra de la persona en relación a la altura, más peligroso es el sol. [1] [3]

 

3. Adultos y ancianos

Son cada vez más los pacientes adultos que acuden a la farmacia preocupados por la posible peligrosidad de manchas y lunares. Además, debido a factores como la medicación o el riesgo de cataratas, degeneración macular asociada a la edad (DMEA) y enfermedades de la piel, los adultos y ancianos también necesitan medidas específicas [1], como las revisiones regulares al especialista y, si fuese necesario, los complementos alimentarios para la salud ocular.

 

Factores de riesgo

Es importante prestar especial atención a los pacientes que han sido operados de los ojos y a los que sufren condiciones como diabetes con retinosis, pterigión, alergias, glaucoma, melanoma o neoplasias, queratitis o úlceras corneales. Estos pacientes deben usar gafas homologadas para tener una protección UV y para aliviar los síntomas causados por las patologías mencionadas. [1]

Además, se deben conocer los medicamentos fotosensibilizantes que aumentan la peligrosidad de la exposición al sol. Los principales medicamentos fotosensibilizantes son los antiacneicos, los antihistamínicos, los anticonceptivos orales, los antidepresivos, los diuréticos, los antiulcerosos, los antinflamatorios, las benzodiacepinas y los antihipertensivos.

 

Descubre más:

Educación en fotoprotección 

 

Referencias

[1] Portal Farma. Campaña de fotoprotección 2021. Disponible en: https://www.portalfarma.com/Profesionales/campanaspf/categorias/cuidados-verano/2021-campana-fotoproteccion/Documents/2021-guia-fotoproteccion.pdf [Acceso: 14/06/2021]

[[2]La protección solar como método de prevención del cáncer de piel. Farmacia Fatou. Disponible en: https://farmaciafatou.es/la-proteccion-solar-como-metodo-de-prevencion-del-cancer-de-piel/ [Acceso: 14/06/2021]

[3] Fotoprotección en atención farmacéutica. El Farmacéutico. Disponible en: https://www.elfarmaceutico.es/tendencias/te-interesa/fotoproteccion-en-atencion-farmaceutica_111807_102.html [Acceso: 14/06/2021]

Contenido relacionado