La carga de trabajo y la provisión de nuevos servicios asistenciales

14/03/2018
Un estudio analiza la gestión del tiempo de los farmacéuticos comunitarios en las oficinas de farmacia.
carga trabajo y nuevos servicios

La conclusión principal de este estudio es que la interacción con el paciente y la dispensación ocupan la mayor parte del tiempo del farmacéutico en su día a día en la oficina de farmacia. El desarrollo de nuevos canales de comunicación con el paciente reduciría este tiempo y aumentaría la disponibilidad del profesional para otras tareas asistenciales, facilitando además el seguimiento farmacoterapéutico.

 

Estudio

Gregório, J. et al. How to best manage time interaction with patients? Community pharmacist workload and service provision analysis.  Res Social Adm Pharm. 2017 Jan - Feb;13(1):133-147. doi: 10.1016/j.sapharm.2016.02.008. Epub 2016 Mar 3. - Acceso al estudio


Contexto

En los últimos años, muchas farmacias han incorporado multitud de servicios profesionales de promoción de la salud, información y educación sanitaria, asesoramiento nutricional , determinación de parámetros clínicos, recogida de medidas antropométricas, cribados y programas de mejora del uso de medicamentos y de prevención de enfermedades. La puesta en marcha de nuevos servicios se enfrenta a la excesiva carga de trabajo del farmacéutico y a la falta de demanda por parte del paciente. Entender qué actividades de la farmacia demandan más tiempo es esencial para desarrollar nuevos servicios profesionales y garantizar la calidad del servicio.


Objetivo del estudio

El objetivo de este estudio es analizar la carga de trabajo y las actividades del farmacéutico comunitario, con especial interés en la interacción con el paciente, y estimar la demanda potencial de servicios profesionales, especialmente para pacientes crónicos.

 

Metodología

Los investigadores analizaron la carga de trabajo en 4 farmacias comunitarias de Lisboa (Portugal) durante un día laborable. Se analizó el tipo y duración de la actividad del farmacéutico y el espacio de trabajo y se estimó la demanda potencial de servicios profesionales calculando la frecuencia de visitas anuales de pacientes crónicos de acuerdo con las dosis y cantidades dispensadas en la farmacia para cada subgrupo terapéutico de los medicamentos más consumidos en el país.

 

Resultados

  • La interacción con el paciente ocupó la mitad del tiempo total de los farmacéuticos; un tercio lo ocuparon las tareas administrativas y un 17% del tiempo no se registró actividad.
     
  • Entre un 67-82% de las actividades registradas fueron interacciones farmacéutico-paciente. De éstas, entre un 78-86% acabaron con la dispensación de algún medicamento.
     
  • El tiempo de las interacciones sumó 158 minutos y la duración media de cada interacción fue de 4 minutos.
     
  • El consejo farmacéutico era más frecuente (60%) en las dispensaciones de medicamentos OTC, y menos frecuente (<50%) en las dispensaciones de medicación para pacientes crónicos.
     
  • En un 10-15% de las interacciones se dio consejo farmacéutico sin dispensación. Otro 10% correspondió a la toma de tensión y la realización de test de glucemia y colesterol.
     
  • Se estimó que el paciente hipertenso visitaría la farmacia cada 42 días (8-9 visitas al año), mientras que el paciente diabético, cada 86 días (4-5 visitas al año).

 

Conclusiones

La interacción con el paciente, y especialmente la dispensación de medicamentos es la actividad que ocupa la mayor parte del tiempo del farmacéutico comunitario. La atención al paciente, junto con las tareas administrativas, ocupan el 80% del tiempo del farmacéutico.  

Aunque la falta de tiempo puede ser una barrera importante para su implementación, aún hay margen para la provisión de nuevos servicios profesionales, por lo que es importante optimizar y clarificar los procedimientos de trabajo (es recomendable contar con diagramas de flujo para determinados procedimientos siempre basados en las Buenas Prácticas profesionales) y explorar nuevos canales de comunicación con el paciente. La aplicación de las TIC en la farmacia podría reducir las visitas innecesarias y mejorar la disponibilidad del farmacéutico para otras tareas asistenciales, además de mejorar los servicios de seguimiento farmacoterapéutico del paciente.

Contenido relacionado