Los retos de los genéricos en países con ingresos medios y bajos

04/01/2018
Des de los años 70, la Organización Mundial de la Salud ha considerado el acceso equitativo a unos medicamentos seguros y asequibles como un pilar básico para mejorar la salud de la población mundial.
Los retos de los genéricos en países con ingresos medios y bajos

Tradicionalmente, las políticas de promoción del acceso a medicamentos se han centrado en enfermedades agudas e infecciosas. En los últimos años, el gran aumento de las enfermedades crónicas a nivel mundial ha generado dificultades en el acceso a su tratamiento en países de ingresos medios y bajos, tanto en el sector público como el privado.  

Por ello, en estos países, el acceso a medicamentos genéricos de bajo coste debe ser uno de los objetivos prioritarios de las políticas sanitarias. Pero uno de los mayores obstáculos son las percepciones negativas que se dan por parte de los facultativos, de los profesionales de la farmacia o de los propios pacientes hacia los medicamentos genéricos.

En este sentido, un estudio[1] publicado en BMC Health Services Research explora cómo en Guatemala esta percepción negativa hacia el genérico incide en su prescripción y dispensación. En este país, de acuerdo con el Ministerio de Salud Pública, el 5,2% de los medicamentos no cumple los estándares de calidad, y, en múltiples casos, no hay bioequivalencia entre el medicamento genérico y el de marca.

Los investigadores entrevistaron un total de 12 médicos y 30 profesionales de farmacia de Guatemala con el objetivo de descubrir cuáles eran sus prácticas y opiniones en relación a los genéricos, especialmente en enfermedades crónicas.

Tanto médicos como personal de farmacia dudaron de la seguridad y eficacia de los genéricos en este país. En general, los médicos tenían una peor percepción de los genéricos que el personal de farmacia, aunque en ambos casos el rechazo era elevado. En concreto, un 55% de ellos percibían los genéricos como menos seguros - frente al 41% del personal de farmacia-, mientras que el mismo porcentaje también creía que no eran tan efectivos -frente al 33% del personal de farmacia. Las razones, una calidad percibida como inferior tanto en la materia prima de fabricación como en los controles, así como experiencias personales con pacientes que experimentaron respuestas terapéuticas diferentes ante el medicamento de marca y el genérico.

Ambos grupos consideraron el bajo precio y prestigio de los genéricos como un indicador de su baja calidad, y reconocieron tener contacto habitual con representantes de laboratorios e incentivos por parte de éstos para prescribir y dispensar sus productos.

En casos de diabetes e hipertensión, la decisión de utilizar un genérico se basaba en múltiples factores, incluyendo la situación económica del paciente, las preferencias de los consumidores o las recomendaciones del médico. Mientras el personal de farmacia era más propenso a valorar la severidad del caso y los recursos económicos del paciente, los médicos, en cambio, citaron el historial clínico, anteriores tratamientos o la desconfianza ante los genéricos como factores importantes para decidirse por el medicamento más adecuado. También manifestaron preocupación respecto a la falta de formación del personal de farmacia del país para abordar estas enfermedades con rigor, ya que en algunos casos se sustituía el tratamiento prescrito por otro.

Los investigadores confirmaron que las percepciones del personal sanitario entrevistado influenciaban sus prácticas de prescripción y dispensación en favor de los medicamentos de marca, especialmente en el tratamiento de enfermedades crónicas, y que tanto médicos, farmacéuticos y pacientes juegan un rol importante a la hora de determinar el uso de genéricos en enfermedades crónicas.

A pesar de que la seguridad y eficiacia de los genéricos fabricados en países como Guatemala no siempre está garantizada, es posible cambiar las percepciones y actitudes hacia los genéricos en estos países, y por tanto incrementar su uso, con algunas acciones básicas:

  • Endureciendo la normativa de seguridad, regulación y transparencia del suministro de fármacos
  • Mejorando la comunicación entre médicos y profesionales de farmacia
  • Regulando los procedimientos de visita médica y farmacéutica

Mejorando la formación del personal de farmacia

 

[1] Flood D, Mathieu I, Chary A, García P, Rohloff P. Perceptions and utilization of generic medicines in Guatemala: a mixed-methods study with physicians and pharmacy staff. BMC Health Serv (2017).

Contenido relacionado