Una farmacia de servicios profesionales orientada a las necesidades del paciente

20/11/2017
Los farmacéuticos comunitarios deben estar presentes más allá del mostrador para indagar en las necesidades fármaco-terapéuticas del paciente y ser un agente más en las estrategias de salud públicas.
Una farmacia de servicios profesionales orientada a las necesidades del paciente

El farmacéutico comunitario es el referente sanitario de confianza y proximidad en la comunidad. Esta relación debe permitir identificar a tiempo el momento en el que el paciente empieza a manifestar los primeros signos de una enfermedad (como la detección de la fibrilación auricular) o a tener un mal control de la misma. En este sentido puede ofrecer atención farmacéutica al paciente crónico complejo (PCAF) y además realizar otros servicios de apoyo como  el programa de mantenimiento de metadona.

La oficina de farmacia también puede abarcar más servicios en colaboración con los otros ámbitos de ejercicio de la farmacia (atención primaria y hospitalaria). Una buena oportunidad para ello, sería, por ejemplo, su mayor participación en el programa Resi-EQIFar, una iniciativa que la Comunidad Valenciana pondrá en marcha a partir de 2018. Este proyecto supondrá dispensar de forma centralizada las dosis unitarias semanales de tratamiento de 27.000 pacientes institucionalizados en centros socio sanitarios de la Comunitat Valenciana.

La voluntad de desarrollar servicios profesionales farmacéuticos sigue manifestándose a través de convenios y colaboraciones. Este es el caso, de la subscrición de un convenio de colaboración, este verano, por parte del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Teruel y la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (SEFAC). Dicho convenio conlleva la aceptación de los programas de capacitación que desarrolle SEFAC para incorporarlos en su catálogo de servicios (por ejemplo, nutrición infantil, microbiota o infecciones urinarias).

Otros COFs como el de Zaragoza, Huesca, Alicante, Castellón, Granada, Las Palmas, Lugo, Málaga, Región de Murcia, Santa Cruz de Tenerife y Valencia también han firmado convenios de servicios profesionales farmacéuticos.

Fuera de nuestro país, el Reino Unido este año ha puesto en marcha su primer workshop para mejorar en los servicios prestados en las farmacias comunitarias, recabando información sobre factores que permiten dar un servicio de calidad, seguridad, eficacia y experiencia de paciente. Este país, donde las farmacias tienen más competencias en servicios sanitarios, es un ejemplo de cómo la farmacia comunitaria puede complementar los servicios públicos de salud. El modelo de farmacia comunitaria ha de evolucionar hacia una farmacia más asistencial que aporte soluciones a la sociedad.

 

Contenido relacionado