La importancia del cribado nutricional en la farmacia comunitaria

14/03/2018
Según un estudio de SEFAC, el 7,1% de los mayores de 65 que acuden a las farmacias presentan malnutrición, porcentaje que aumenta en mujeres y diabéticos.
cribado nutricional

A partir de los 65 años se producen una serie de modificaciones en la composición corporal, la actividad metabólica y el funcionamiento del aparato digestivo que pueden provocar una ingesta inadecuada de alimentos, así como dificultades en su digestión, absorción y en el metabolismo de nutrientes. A este hecho se le pueden sumar situaciones de pobreza, enfermedad, convalecencia, desórdenes alimenticios…

Todo ello puede traducirse en desequilibrios entre las necesidades corporales y la ingesta de nutrientes y en un riesgo de malnutrición* que puede causar alteración cognitiva y dependencia funcional. En personas con diabetes tipo 2, un 90% de las cuales padecen sobrepeso u obesidad –que es el factor de riesgo más importante–- la incidencia puede llegar incluso hasta el 50% (1).

 

*Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), por malnutrición se entienden las carencias, los excesos o los desequilibrios de la ingesta de energía y/o nutrientes de una persona, incluyendo la desnutrición, el sobrepeso/obesidad y los desequilibrios nutricionales.


Recientemente, la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (SEFAC) ha evaluado, a través de un estudio (2) realizado en 100 farmacias españolas, el estado nutricional de los mayores de 65 años que acuden a la farmacia comunitaria distinguiendo entre diabéticos y no diabéticos.

A través del cuestionario MNA (Mini Nutritional Assessment) a 1.078 personas de edad avanzada, 461 de las cuales (42,8%) eran diabéticas, las farmacias participantes constataron que el 77,4% tenía sobrepeso u obesidad, con una prevalencia superior en hombres (80,8%) que en mujeres (74,6%). Un 33,8% presentaba riesgo de malnutrición, y un 7,1% se encontraba en situación de malnutrición.  

La prevalencia de sobrepeso u obesidad observada fue mayor entre diabéticos (80,1%) que entre no diabéticos (74,7%). Del mismo modo, el porcentaje de diabéticos en riesgo o situación de malnutrición fue superior al de no diabéticos (46,7% vs 36,3%), así como lo fue el porcentaje de mujeres en riesgo o situación de malnutrición (46,3% vs 32,4%). También se observó que el riesgo de malnutrición aumenta con el proceso natural de envejecimiento.


Cribado y seguimiento

Los resultados de este estudio demuestran la importancia de realizar cribados nutricionales periódicos desde la farmacia comunitaria a este grupo de riesgo, y especialmente a mujeres y diabéticos.  En el caso de detectar un caso de malnutrición, el farmacéutico debe remitir al paciente a un centro de atención primaria para su valoración nutricional, asesorar en hábitos dietéticos saludables y hacer un seguimiento para valorar su evolución y mejora. Sin la debida atención farmacéutica, muchos de estos casos podrían pasar desapercibidos y repercutir negativamente en la salud o en la evolución clínica de los pacientes.


Consejo nutricional

Aunque una correcta alimentación es fundamental para cualquier persona, en personas mayores y diabéticos cobra especial importancia. Veamos algunas recomendaciones dietéticas y de hábitos que pueden hacerse desde la farmacia y que son útiles en cualquiera de los casos:

  • Priorizar el pescado a la carne, y en el caso de dislipidemias, limitar el marisco
  • Reducir el consumo de hidratos de carbono simples y sustituirlos, cuando se pueda, por hidratos complejos
  • Reducir el consumo de grasas saturadas y colesterol
  • Controlar el tipo de cocción: mejor al vapor/plancha
  • Limitar la cantidad de sal:  no superar los 3 g diarios
  • Limitar el consumo de alcohol
  • Realizar 5 comidas al día de menor cantidad
  • Hacer ejercicio moderado a diario 

 

Fuentes:

(1) Vega Piñeiro B. Aspectos diferenciales de la nutrición en los pacientes ancianos con diabetes. Av Diabetol. 2010; 26:307-313

(2) Mera-Gallego I. et al. Evaluación en farmacias comunitarias del estado nutricional de mayores de 65 años. Farmacéuticos Comunitarios. 2017;9(2):05-23

Contenido relacionado