La atención farmacéutica en trastornos del estado de ánimo

11/04/2018
Los trastornos relacionados por causas estacionales, como la astenia primaveral, aunque suelen ser leves y pasajeros también pueden ser abordados desde la farmacia.
La atención farmacéutica en trastornos del estado de ánimo

La llegada de la primavera trae consigo variaciones térmicas, cambios en la presión atmosférica, y un aumento de las horas de luz que pueden afectar a los ciclos circadianos que regulan los procesos hormonales y, con ello, al estado de ánimo. En esta época del año, muchas personas que acuden a la farmacia pueden sentirse irritadas, cansadas, desanimadas e incluso tener dificultades para dormir.

 

Generalmente, la astenia presenta una relación de síntomas, arriba mencionados, de carácter transitorio. Pero hay una serie de casos que pueden darse en la oficina de farmacia ante los que es conveniente derivar al médico [1]:

 

  • Síntomas intensos
  • Fiebre
  • Pérdida de peso brusca
  • Aparición de ganglios (o sistema inmunitario debilitado)
  • Infecciones de repetición
  • Estado de ánimo deprimido
  • Sintomatología persistente durante más de 15 días
  • Hipotensión
  • Ictericia
  • Vegetarianos estrictos
  • Grupos de riesgo: personas mayores que viven solas por el riesgo de malnutrición; niños con alguna carencia nutricional o alguna enfermedad de base; embarazadas

 

Estrategias terapéuticas y recomendaciones

 

En cuanto a la prevención de este tipo de trastornos es importante que el farmacéutico traslade a los pacientes información y consejos de educación sanitaria y al mismo tiempo se mantenga alerta para identificar aquellos signos que puedan indicar la presencia de un posible trastorno de ansiedad o depresión para derivar a un especialista. En concreto:

 

  • En los casos de depresión: aislamiento, insomnio y falta de apetito, negatividad, dificultad para concentrarse, disminución de la libido...
  • En los casos de ansiedad: aprensión, tensión muscular, hiperactividad vegetativa (taquicardia, sudoración, mareos…)

 

Además, en pacientes ya en tratamiento por trastornos del estado de ánimo más grave, el seguimiento farmacoterapéutico y la intervención para mejorar la adherencia son muy importantes para reducir interacciones, efectos secundarios y evitar el abandono prematuro del tratamiento. Se pueden planificar visitas periódicas durante las primeras semanas para comprobar este cumplimiento, evaluar la eficacia del tratamiento y derivar, si fuese necesario, al médico, así como para revisar posibles interacciones y monitorizar las reacciones adversas. No es aconsejable informar detalladamente de los efectos adversos al inicio del tratamiento, ya que esto puede aumentar el riesgo de incumplimiento. El apoyo al paciente es también muy importante en el desarrollo del tratamiento, así como buscar la participación activa del entorno del paciente en su proceso de recuperación.

 

Existen una serie de medidas que pueden servir tanto para prevenir como para abordar trastornos del estado de ánimo que podemos recomendar desde la farmacia:

 

  • Realizar ejercicio físico: la práctica de actividad física, como correr o ir en bicicleta, puede ser tan eficaz como un psicofármaco para casi la mitad de los pacientes con depresión moderada
  • Seguir una dieta saludable que incluya vitaminas del grupo B y C (bajos niveles de estas vitaminas pueden relacionarse con depresión y fatiga), evitando el alcohol y la cafeína (que se asocia a irritabilidad y alteraciones del sueño)
  • Practicar ejercicios de relajación, meditación y/o respiración antes o después de enfrentarse a determinadas situaciones de estrés
  • Seguir ciertas prácticas de higiene del sueño: mantener una rutina diaria a la hora de irse a dormir, alejarse de los dispositivos electrónicos, evitar tomar sustancias excitantes por la noche…
  • Fitoterapia: algunas plantas medicinales pueden ser de utilidad para aliviar otras molestias comunes en estos trastornos, aunque es importante tener en cuenta las posibles interacciones con medicamentos
  • No automedicarse: no es aconsejable tomar tranquilizantes sin supervisión médica
  • Psicoterapia: suele ser un apoyo en la estrategia global de tratamiento
  • Educación sanitaria: es importante que el paciente y su entorno adquieran conciencia de su enfermedad (síntomas, causas, pronóstico, opciones terapéuticas, fármacos que toman y efectos secundarios, régimen de vida que deberían llevar), así como sensibilizar a la población sobre la realidad de estos trastornos

 

Referencias

[1] Montse Vilaplana i Batalla. Astenia primaveral. Offarm. Vol. 28. Núm. 4. Abril 2009. Elsevier. Disponible en: http://www.elsevier.es/es-revista-offarm-4-articulo-astenia-primaveral-perspectiva-nutricional-13136829?referer=buscador. [último acceso: marzo 2018]

Contenido relacionado