La atención farmacéutica en el dolor crónico

12/06/2018
La implementación de prácticas farmacéuticas dirigidas a la atención del paciente con dolor crónico puede mejorar su condición y calidad de vida.
La atención farmacéutica en el dolor crónico

El dolor crónico supone un impacto severo en la vida diaria de las personas, quienes a menudo requieren una atención especializada. Se estima que incide en 1 de cada 5 individuos y que en la mitad de estos casos el dolor es severo. Sin embargo, hasta hace solamente una década el dolor crónico se consideraba un síntoma de otras patologías; en 2008, la OMS lo reconoció como una enfermedad en sí misma [1].

La atención farmacéutica es una herramienta imprescindible para ayudar a mejorar los resultados del tratamiento e identificar posibles problemas relacionados con la medicación (PRM).  La implementación de prácticas farmacéuticas dirigidas a la atención del paciente con dolor crónico puede mejorar su condición y calidad de vida, lo que convierte a los farmacéuticos en un profesional importante de la cadena sanitaria.
 

El uso de medicamentos para tratar el dolor

Existen muchos medicamentos que se emplean para tratar las diversas etiologías de dolor; en su gestión, el farmacéutico puede detectar PRM como:       

  • Efectos adversos
  • Interacciones farmacológicas
  • Posología elevada o insuficiente
  • Falta de adherencia terapéutica

El objetivo de una buena gestión siempre debe ser mejorar la calidad de vida del paciente y disminuir su dolor, a la vez que mejorar su funcionamiento general. Una medicación adecuada es aquella en la que existe un mínimo riesgo de adicción, de efectos adversos a corto y largo plazo y de sobredosis.

El Método PQRSTU [provocation/palliation/past, quality, region of pain/radiation, severity, timing, U (you), en sus siglas en inglés] es un método sistemático empleado para evaluar y registrar el historial de dolor del paciente. Se trata de una herramienta útil por proporcionar a los profesionales sanitarios una guía precisa para decidir la mejor estrategia de tratamiento.
 

Tabla del Método PQRSTU [2]

 

Provocación/paliación/pasado

¿Qué agrava el dolor o ayuda o aliviarlo?

Cualidad

Describe el dolor. ¿Es sordo, punzante, agudo, profundo, constante, etc.?

Zona de dolor/irradiación

¿Dónde se localiza el dolor? ¿Es irradiante?

Severidad

Valora el dolor en una escala del 0 (sin dolor) al 10 (el peor dolor posible), o valóralo en una escala visual análoga

Tiempo

¿Cuándo empieza el dolor? ¿Cuándo ocurre? ¿Es constante o intermitente? ¿Cuánto dura?

U (cómo te afecta el dolor)

¿Cómo afecta el dolor a tus actividades y vida diaria?

 

El papel del farmacéutico

El profesional farmacéutico puede identificar la gestión del paciente frente al dolor y aconsejarle de forma adecuada. Dentro del marco del seguimiento fármacoterapéutico, el farmacéutico puede documentar las evaluaciones comentadas anteriormente (método PQRSTU) y las fechas de seguimiento. A partir de estos indicadores, junto con valoración de la actividad diaria, efectos adversos, uso inadecuado de fármacos y comorbilidades, puede determinar si es necesario derivar el paciente a su médico para una revisión del tratamiento.
 

Referencias:

[1] El Global. La farmacia se posiciona frente al tratamiento del dolor crónico. Disponible en: http://www.elglobal.net/hemeroteca/la-farmacia-se-posiciona-frente-al-tratamiento-del-dolor-cronico-FXEG_873226 [último acceso: mayo de 2018]

[2] Mariette Sourial, PharmD et al. The pharmacist role in pain management during transitions of care. US Pharm. 2017;42(8)HS-17–HS-28. Disponible en: https://www.uspharmacist.com/article/the-pharmacists-role-in-pain-management-during-transitions-of-care [Último acceso: mayo de 2018]

Contenido relacionado