Integración del farmacéutico comunitario en el sistema de salud

16/11/2017
En España, el farmacéutico comunitario aún no se ha integrado en los equipos de salud. Sigue siendo necesario promover un rol más participativo del profesional farmacéutico dentro de los equipos multidisciplinares de salud y la coordinación de los farmacéuticos comunitarios con farmacéuticos de los servicios de atención primaria y farmacia hospitalaria.
Integración del farmacéutico comunitario en el sistema de salud

Entre las conclusiones del estudio refcom (realizado por SEFAC y ratiopharm) las asociaciones de pacientes participantes demandan una relación fluida entre farmacéuticos y médicos que dé solución a los problemas derivados del uso de medicamentos (PRM). Pero esto pasa por integrar al farmacéutico comunitario en el sistema sanitario.

Retrocediendo un poco, en 2010 la Federación Internacional de Farmacéuticos (FIP) realizó una declaración de Práctica Farmacéutica de Colaboración Interprofesional. Siguiendo las recomendaciones recogidas en esta declaración, países como Estados Unidos, Canadá, Reino Unido o Australia han integrado a los farmacéuticos en los equipos multidisciplinares de atención primaria. Como resultado, los farmacéuticos se han involucrado directamente en servicios relacionados con la mejora del uso de medicamentos, han adquirido responsabilidades con la prescripción farmacéutica o la educación de los pacientes en el manejo de los medicamentos y de su salud.

De manera ejemplar, los resultados obtenidos en estos programas demuestran que la integración del farmacéutico comunitario dentro de los equipos de atención primaria ha resuelto problemas vinculados a la medicación, mejorado los indicadores relacionados con las enfermedades crónicas, además de facilitar que el tiempo en la consulta médica sea empleado en el manejo de pacientes más complejos.

Para llevar a cabo esta integración es necesario una formación continuada conjunta entre los profesionales implicados, incorporación en programas de detección precoz de enfermedades, comunicación entre profesionales a través de la receta electrónica, acceso a la historia clínica o protocolos de consenso. Estas y otras medidas necesitan que las Administraciones y los profesionales sanitarios implicados se den cuenta de la importancia de su aplicación.

Hace tiempo que se habla de la integración del farmacéutico comunitario en los flujos de trabajo de la asistencia sanitaria. La morbilidad asociada al uso de medicamentos hace necesario que este profesional sanitario sea partícipe en la detección, prevención y resolución de problemas relacionados con el uso de medicamentos, sobre todo en el caso de pacientes crónicos.

 

 

Contenido relacionado