Farmacia asistencial: mejorando la salud del paciente

12/12/2017
El rol del farmacéutico comunitario está cambiando y adopta un papel cada vez más activo en la asistencia sanitaria, apostando por la profesionalidad, la práctica asistencial y el trabajo colaborativo con otros profesionales de la salud.
Farmacia asistencial: mejorando la salud del paciente

El farmacéutico es, en muchos casos, el primer contacto sanitario para muchos pacientes (alrededor del 60%)[1], y en este sentido, la educación para la salud, la actitud accesible y de confianza, el uso de las nuevas tecnologías y la formación son aspectos necesarios para reforzar su papel como agente de salud y aportar valor a la farmacia y al paciente.

Consolidar esta tarea asistencial y seguir creciendo en este ámbito es un reto al que se enfrenta la farmacia del siglo XXI, cuyo objetivo debe ser, más allá de dispensar medicamentos, reforzar la adherencia a los tratamientos, hacer seguimiento farmacoterapéutico, mejorar la detección precoz de problemas, educar en salud y mejorar la sostenibilidad del sistema sanitario.

 

Promoción de la salud

 

La educación sanitaria y la prevención de la enfermedad son funciones clave del farmacéutico asistencial y permiten educar al paciente y disminuir posibles factores de riesgo. En patologías crónicas como la epilepsia, la diabetes o la hipertensión, el consejo farmacéutico es de vital importancia para abordar las dudas que se presenten en el día a día del paciente, más allá de los problemas relacionados con la medicación. Asimismo, la escucha activa, intentar conocer qué preocupa al paciente y su estado permite aumentar su confianza en el profesional y fidelizarlo.

La formación necesaria para ello requiere de tiempo, pero puede significar una mejora sustancial en términos de adherencia, cumplimiento de tratamientos farmacológicos, reducción de problemas asociados e incluso reducción de futuras readmisiones hospitalarias.

 

Nuevas tecnologías y servicios profesionales

 

Uno de los pasos más necesarios para integrar al farmacéutico en el sistema de salud y ofrecer valor asistencial pasa por una coordinación con el médico que permita hacer un seguimiento del paciente.  Este es uno de los ámbitos de la farmacia en el que las nuevas tecnologías jugarán un papel clave en el futuro: el acceso del farmacéutico a una historia clínica electrónica y compartida, siempre respetando la protección de datos, permitiría detectar las necesidades del paciente y compartir información con otros agentes, reduciendo el número de dispensaciones. A partir de aquí, las posibilidades son muchas: sincronizar la medicación del paciente con avisos automáticos, disponer de herramientas que permitan la comunicación on-line entre farmacéutico y paciente...

En esta línea destaca el ejemplo de Smartcare un proyecto innovador financiado por la Comisión Europea. Se busca involucrar a las farmacias en el cuidado del paciente crónico y promover la coordinación con otros agentes sanitarios. En este proyecto participa Edgar Abarca, farmacéutico en Huesca en coordinación con la Unidad de Innovación del Hospital de Barbastro (Huesca). El proyecto, mediante el uso de nuevas tecnologías de monitorización y atención remotas y la coordinación de los servicios sanitarios y sociales, pretende mejorar las posibilidades de la asistencia sanitaria y social contando con las farmacias.

Otro de los exponentes de este nuevo modelo farmacéutico que es importante potenciar son los servicios farmacéuticos, ya sean servicios de diagnóstico básicos o servicios relacionados con la dispensación de receta, así como la participación en programas de prevención de enfermedades -como los del VIH y el cáncer colorrectal- la atención domiciliaria o el Sistema Personalizado de Dosificación.

En definitiva, el presente y futuro del sector pasa por una farmacia asistencial centrada en las necesidades del paciente, que ofrezca servicios profesionales innovadores, oriente y eduque en salud, haga un buen seguimiento, comparta información con otros agentes sanitarios y utilice el potencial de las nuevas tecnologías.

 

[1]

Simoens S, Lobeau M, Verbeke K, van Aerschot A. Patient experiences of over-the-counter medicine purchases in Flemish community pharmacies. Pharm World Sci. 2009;31(4):450–457.

Contenido relacionado